+57 (1) 291 65 20 Ext: 6170 – 6171 – 6173
Calle 81 Bis No. 72 B – 59 Bogotá D.C.
Presentación

 

“(…) ante todos estamos reafirmando una voluntad de vivir, reivindicando una lógica de la vida que permita reorientar la organización de la sociedad por el imperativo ético de la vida: mi vida, la vida del otro, la vida de la naturaleza externa al ser humano”

(Hinkelammert y Mora)

 

 

Después de una década en América Latina en la que confluyeron movimientos sociales con gobiernos que procuraron superar la historia de dependencia en la región, a través de su integración y la generación de un contexto favorable para la redistribución social, asistimos a lo que analistas vienen llamando el agotamiento del ciclo progresista (Svampa, 2015; Machado y Zibechi, 2016); pues dichos gobiernos, dieron continuidad al modelo de desarrollo de extracción y se quedaron atrapados en la imposibilidad de modificar las estructuras que han generado la pobreza y la miseria.


En suma, no cuestionaron un modelo de desarrollo económico y político colonial (Boaventura de Sousa, 2016) presente por más de 500 años en estos territorios, y que ha producido la devastación social y ambiental, que ha atropellado a los seres humanos y a la naturaleza. Así se pone en riesgo la permanencia de la vida en los territorios y la existencia de sus pueblos y sus culturas, generando guerras de exterminio que buscan el despojo y la eliminación de todo uso común de los bienes.

 
Ante este panorama, son las organizaciones y movimientos sociales los grandes protagonistas de un nuevo ciclo: movimientos indígenas, campesinos y afrodescendientes, movimientos urbanos territoriales, movimientos socio-ambientales, colectivos LGTBI, propuestas intelectuales, entre otros, que dan cuenta de la presencia de una pluriversidad de reivindicaciones; y aunque heterogéneas en sus demandas, transmiten una tendencia a la reafirmación de la diferencia, contribuyendo a cuestionar las dualidades construidas por el proyecto moderno/colonial y a recrear otras formas de conocer, de relacionarnos con el mundo y de hacer política. 


Como lo mencionan varios analistas latinoamericanos, tanto en los movimientos urbanos como rurales, el territorio aparece como un espacio de resistencia y también, como un lugar de resignificación y creación de estas nuevas relaciones sociales.


De ahí que y en atención al llamado provocador de la primera versión de este congreso en torno al análisis sobre las educaciones y las pedagogías otras para cuestionar ese modelo de desarrollo, en esta segunda versión titulada “Territorios y Éticas para la Vida” se propone generar conversaciones en torno a las propuestas alternativas para la sostenibilidad de la vida material y concreta en los territorios, como la ecología urbana, la defensa de los bienes comunes, las economías desde la solidaridad y el cuidado, entre otros; a la vez que se propone cuestionar el lugar que ha tenido el conocimiento y la educación como productores de fronteras geopolíticas que han configurado y dividido simbólicamente los territorios, fragmentando los saberes y sistemas culturales de pensamiento, en donde es necesario reconocer propuestas epistemológicas y educativas de frontera que visibilicen otras maneras de conocer y de habitar el mundo.

 

En otras palabras, este segundo Congreso Internacional que se desarrollará del 24 al 27 de octubre del 2017, espera seguir propiciando espacios de encuentro e intercambios en los que prevalezcan las consideraciones éticas alrededor de las denominadas alternativas al desarrollo, inscritas en las líneas de reflexión propuestas, a saber: Territorios y territorialidades en resistencia, Economías para la vida, Procesos educativos desestabilizantes y Epistemologías emergentes y de frontera.

Objetivos

 Objetivo General

 

Propiciar un espacio en el que tengan lugar los diálogos e intercambios entre intelectuales, pensadores comunitarios, educadores, activistas y comunidades, sobre las diversas maneras de ser, pensar, conocer y actuar, en el marco de las alternativas al desarrollo, que emergen como formas de resistencias y perspectivas actualizadas para recuperar el valor y el sentido de la vida en los territorios.

 

Objetivos Específicos  

 

1. Reconocer las diversas prácticas y gramáticas políticas, económicas, epistémicas, educativas y éticas, expresadas desde una multiplicidad de voces y actores, para garantizar las condiciones materiales y concretas que hacen posible la vida en los territorios. 

2. Profundizar en torno a los retos de la Educación para el Desarrollo en perspectiva  Latinoamericana, con el ánimo de seguir nutriendo su compromiso epistémico y ético.  

3. Definir estrategias de acción para posibilitar la formación de redes académicas y comunitarias que promuevan “éticas para la vida desde y para los territorios”. 

Ejes de Reflexión

Estos ejes orientan el desarrollo epistémico, ético político y metodológico de la II Versión del Congreso Internacional de Educación para el Desarrollo en Perspectiva Latinoamericana “Territorios y Éticas para la Vida” a desarrollar entre el 24 y el 27 de octubre de 2017. De igual forma, todas las ponencias, relatos, iniciativas culturales, audiovisuales, multimediales y libros que se presenten en las mesas de trabajo, deben estar enmarcadas en uno de estos ejes:

Las transformaciones socio-territoriales del mundo contemporáneo demandan el reconocimiento de la vigencia de los debates y experiencias sobre los diversos modos de percepción, regulación, control, apropiación y reconfiguración de los territorios en el contexto de la globalización de los mercados y la mundialización de las resistencias. Este escenario de constante cambio posibilita o condiciona el surgimiento, consolidación o desaparición de múltiples territorialidades que se expresan a través de formas espaciales concretas y procesos sociales organizativos.

Es decir, concebir el territorio como un escenario simbólico y material en pugna y tensión, debe llamar la atención sobre los efectos del proyecto neoliberal y extractivista en las regiones latinoamericanas, la permanencia de las comunidades humanas amenazadas por el desplazamiento forzado, la cuestión de la defensa de la vida, la biodiversidad y la naturaleza, sin perder de vista las luchas identitarias que emergen y se transforman, alrededor de la conservación de modelos de vida alternos al hegemónico.

Con base en lo anterior, esta línea de reflexión pretende acoger saberes, experiencias y territorialidades en resistencias ante los impactos eco-sociales negativos causados por las actividades humanas, así como de las diversas formas colectivas de re apropiación de los territorios, en las que se construyen lazos de solidaridad y convivencialidad, que se enmarcan en las siguientes sublíneas de reflexión:

a. Experiencias e iniciativas comunitarias de ordenamiento territorial alternativo.
b. Procesos de organización socio-comunitaria frente al extractivismo, la urbanización acelerada y la degradación de los ecosistemas.
c. Resistencias sociales articuladas a la defensa de los bienes comunes.
d. Reflexiones y discusiones en torno a las tensiones socio-espaciales de las regiones metropolitanas expresadas en procesos de segregación, gentrificación, desplazamiento forzado, migraciones internas, etc.

Las economías para la vida comprenden la función economía como el arte de gestionar los bienes necesarios para la prolongación de la vida de todos los seres en la ‘casa común’; abarca entonces el ámbito de la producción y reproducción de la vida humana y de sus condiciones materiales, corporales y concretas de existencia. En este horizonte, la reproducción de la vida humana y natural misma, es el criterio de racionalidad bajo el cual se articulan las múltiples iniciativas que integran las economías para la vida.

La vida como criterio último de racionalidad de la economía, es además una postura crítica, teórica y práctica a las economías modernas y capitalistas que han hecho de la economía el arte del lucro y se han soportado en una racionalidad medio-fin, en un eficientísimo abstracto que encubre la ineficiencia de estos modelos para la conservación de la vida humana concreta, corporal, material de todos seres.

Es así como esta mesa invita a las reflexiones y experiencias locales, comunitarias, barriales y académicas que promuevan la discusión y el debate sobre prácticas, perspectivas críticas y alternativas a los modelos productivos hegemónicos.

Las sublíneas de reflexión son:
e. Resistencias globales y articulaciones norte-sur para otras economías.
f. Economías desde la solidaridad y el cuidado.
g. Gestión comunitaria, propuestas educativas de producción y ecología urbana.
h. Iniciativas populares de comercio justo y consumo responsable.
i. Experiencias de formación y/o generación de energías y tecnologías productivas alternativas.

En las últimas tres décadas el discurso, las políticas y las prácticas educativas, han estado fuertemente orientadas por las perspectivas del desarrollo, la globalización neoliberal y extractivista, así como por la construcción de una sociedad del conocimiento.

Las consecuencias de esta dinámica de saber-poder, particularmente para los países latinoamericanos, han sido de considerable alcance: primero, han logrado configurar y dividir simbólica y colectivamente el territorio a partir de fronteras físicas y geográficas, a la vez que ha fragmentado diversas -y dinámicas- formas y luchas de territorialización, organizando los procesos educativos, de acuerdo a las clases sociales y a los territorios en los que se habita y de donde se proviene; segundo, han profundizado la brecha y los procesos de marginalización socio-cultural, así como invisibilizado los sistemas culturales de pensamiento en diferentes contextos; además de establecer formas de producción, reproducción, pedagogización, institucionalización e instrumentalización del conocimiento y la acción educativa, en las que predomina el valor sobre la vida en tanto mercancía o capital para su compra.

A partir de estas condiciones, diversos movimientos y colectivos educativos han venido irrumpiendo desde América Latina en ésta lógica, proponiendo procesos socioeducativos que de forma ecológica, histórica y bajo un posicionamiento ético-político que reconozcan la ubicación, situación y constitución de los sujetos y los territorios que habitan, ya no para reproducir un saber dominante, sino para para interpelar y reconfigurar sus saberes, identidades, prácticas, deseos, imaginarios y memorias, a partir de lógicas relacionales diversas, que posibiliten el cuidado de la vida y los territorios.

De manera que, en esta línea, se espera la participación de aquellas prácticas, experiencias, relatos, investigaciones y apuestas que buscan resignificar los procesos educativos desde la ética de la vida y del cuidado, planteándose educaciones contextualizadas, que articulen las memorias colectivas de las comunidades, y produzcan sujetos situados cultural, política, social y territorialmente. Así, las sublíneas propuestas son:

a. Procesos de educación-comunicación para el cambio.
b. Perspectivas decoloniales y emancipatorias de las educaciones.
c. Prácticas educativas de ruptura en la relación saber-poder.
d. Alternativas a la educación: educación, interculturalidad y comunalidad.

Esta línea temática busca ser un espacio para compartir, analizar y discutir sobre los saberes producidos por los múltiples procesos sociales, políticos y culturales que situados en las fronteras de los paradigmas binarios, individualistas y logocéntricos, generan rupturas al colonialismo epistémico. Estos saberes que brotan desde el espacio físico, simbólico, corporal y emocional como formas de reterritorialización de la experiencia y de configuración de otras éticas para la vida, proponen posiciones claves para pensarse individual y colectivamente en América Latina.

Con este objetivo, buscamos propuestas que apuesten por otras maneras de imaginarnos desde un sentido de no-conformidad con respecto a nuestro presente y que por un lado, evidencien la necesidad de nuevos marcos conceptuales y analíticos y por el otro, exijan un trabajo de traducción intercultural para poder ser entendidas y valoradas. De esta manera, se da lugar a marcos de reflexión que lleven la discusión teórica por otros horizontes y generen aperturas por unas Ciencias Sociales pensadas desde los diferentes universos en tensión local/global que encierran nuestra geografía.

Las sublíneas de reflexión son:
a. Feminismos, transfeminismos y teorías cuir/queer
b. Filosofías y memorias al margen desde el sur
c. Corporalidades y emociones desde América Latina
d. Perspectivas teóricas diversas: Ausencias desde el sur.

Escenarios del Congreso

El Congreso Internacional de Educación para el Desarrollo en Perspectiva Latinoamericana en su segunda versión se desarrollará a partir de diversos escenarios para propiciar el diálogo reflexivo de saberes y experiencias en torno a los ejes de reflexión del Congreso. 

Estos escenarios se agrupan en dos grandes segmentos: el primero de ellos se desarrollará a partir de un panel inaugural, una Conferencia Magistral y tres Conferencias Dobles y  será dinamizado por los y las invitadas centrales al evento. El segundo girará alrededor de las mesas de reflexión a través de la presentación de relatos y ponencias, la dinamización de diversos seminarios-talleres, la presentación de libros, iniciativas culturales, artísticas,  audiovisuales y multimediales. En este segundo segmento, podrán inscribirse mediante convocatoria, aquellas personas interesadas en participar del evento como expositores. 

Organiza
Apoya